Las almas de los condenados (Selección de poemas)

X

Las almas de los condenados (Selección de poemas)


Prólogo / Presentación

Demonio que me guarda

amarga compañía

no me vuelvas loca

en medio de este día

ni en la hora del pecado

ni de nuestro encuentro

amén

 

Mensaje:

No quiero venderle el alma al sistema para publicar poesía.

Dejar de ser terrible para gozar de aplausos en salones literarios que se vuelven bizarros

Quiero vomitar la poesía terrible como si fuese un parto, sin tratar de hacer piruetas para quedar en paz con o políticamente correcto.

Prefiero que me prohíban en todo idioma; que la tierra y el cielo tiemblen con poesía traída del fondo del alma, de las tripas mismas, de las lágrimas amargas de la noche, de la risa delirante del humano común y corriente que necesita vida, pasión y sangre.

No me interesa agradar a una manga de amanerados que escriben para el aplauso un par de poemillas delicados para acceder a un Nóbel que no me interesa; ya que quiero rescatar lo humano de la poesía…

No esa basura intragable que no calienta a nadie.

No pararé hasta crear un engendro aborrecible para todo aquel que tenga el alma dormida, los ojos cerrados y el corazón seco.

No necesito droga, ni alcohol, ni sexo bizarro… porque extraigo la poesía de la sobriedad absoluta.

Allí donde la verdad anida como un animal en extinción.

Volveré mi lengua un metal afilado.

Condenadme!

Quemad mis libros!

Porque no quiero que paguen mis palabras

con monedas traidoras

Ni quiero sonrisas de media tarde

Ni felicitaciones mundanas

Mi trabajo es serio

No es esa farsa que veo en las vitrinas de mis calles

Quiero ese underground que me hace libre

“y vomitar la poesía… como si fuese un parto”

 

 

Sedlec

Pequeña joya protectora de los poetas errantes

Cobijo en las entrañas de la tierra

Sedlec se desplegaba como un camino conocido

Como si sus calles fueran mis calles

Enredada en sus cadenas

Otros espectros menos amables podrían acercarme a sus venas

Pueblo de canciones olvidadas

Reliquias de santos

Gólgota vieja

Todos cavan su tumba

Esperando la vuelta

 

 

Me incita tu boca

La curvatura de tus hombros

Todo tu mundo me reconforta

Como si al hablar

Algo quedara poblado

Vuelo contigo imaginando

Tierras perdidas

Antiguas maldiciones

Extrañas y ajenas palabras

Que se pierden en la noche

Morir en tus brazos

Sabiendo que sólo tú puedes contener un alma como esta

Encontrar el puerto del olvido

Donde mi nombre

sólo adquiere sentido en tu boca

Y verme reflejada en tu piel

Tal vez sé vivir en ti

En los pasos que transitas

En la noche que miras

La misma luna que nos hace brillar

Morir en tus brazos

Para que nadie más pueda soñar con mis besos

Porque quiero ser tu respiración y tu alma

Llena

Embriagada de ti

De tu voz que me parece

un susurro que había olvidado

Ya de lejos te soñaba

Sabía de tu inexacta aparición

Las cartas te nombraban

Y yo sin creer en las nuevas estrellas

Porque había olvidado que mi destino estaba escrito

 

 

EXTRANJERO

 

Por qué no escribir como malabarista

como artista de circo

Se escribe también desde la insomne insistencia

de los acuáticos recuerdos

atesorados en el vientre

o en la bóveda celeste

Es el mundo que grita

por el rasguño del alba

cuando se precisa una mano

portadora de caricias

una voz tibia

decorada de dulzura

también la miel embriaga

lo decía mi padre en las tardes azules

y tú…

te me acercas despacio

con esa tranquilidad propia de los locos

de los heridos de muerte por las musas

Uno sabe que camina hacia el centro de la tierra

recolectando sutiles bendiciones de los que aún respiran

me sabía tus vértebras de memoria

podía subir tu columna con mis dedos

sin necesidad de agobiarte

Y tú guardabas silente espera

con esa sonrisa de hombre perdido

que no necesita de palabras para herir

o de rosas para enamorar

 

…Porque algo habitaba en el extranjero

que hacía que las hadas rozaran sus pies

en señal de adoración

Él era el único capaz de jugar con mi pelo

de enredarlo entre sus dedos

sin sentir miedo de mi voz oscura

Era, el extranjero, la piel canela

los labios que besan el mundo

la simple certeza del amor

la voz del hombre que recompone la vida

que teje historias

al compás de la luna

Era, el extranjero, el espíritu santo

El de la sacrosanta boca perfecta

El punto exacto de la perdición

de la letanía de poetas

que escaparon

del suicidio

de las noches sin luna

del destierro

…Porque algo habitaba en el extranjero

que hacía que las hadas rozaran sus pies

en señal de adoración…

 

Compartir

Entradas similares post

X

¡Sin comentarios aún!

Deja tu comentario, tus datos están seguros

Leave a Comment

X

Welcome to demons from another kingdoms