Maeror Demens

X

Maeror Demens


Prólogo

Una impecable red simbólica retorna a las raíces de la poesía moderna. El ejercicio antipoético queda así transformado y se retoma una poesía que parece apelar más a la urgencia de la “iluminación” que a un texto que censure al poeta demiurgo o una cosmogonía aún incomprendida.

La “claridad antipoética” habita no obstante en estos poemas rítmicos y de relativamente fácil lectura. Tal vez el lirismo del texto vela de alguna forma la dirección clara de la propuesta (que enfila una experiencia personal hacia sistemas herméticos) y el erotismo marcado no se esfuerza por ser algo diferente a “la” poesía.

Aquí se admite la existencia del “fuego eterno ” en su “ recuerdo ” presumiendo quizá que la memoria recuerda los orígenes bíblicos o ancestrales, sistemas e idiosincrasias y que esa tal vez fuera una memoria acorde con nuestro proceso. Hacer “uso” de Lucifer transforma el espacio en contradicción tensa.

Una población de escritores respira aquí, sólo para nombrar algunos: Lautreamont, Baudelaire, Marx, Neruda, Lorca, Pizarnik, J.L.Martinez, Kafka, Gomez-Correa, Rodrigo Verdugo, Gustavo Osorio o Stella Díaz Varín. Hay que subrayar la palabra experiencia que necesariamente remite a lo simbólico.

Y aquí habla lo más prohibido – no asesinato o vejamen – sino la luz: La mujer toma la palabra en “Maeror Demens” declarando su amor en forma desesperada transitando por el paradigma “Yo soy la Vigilia ” de nuestra querida poeta Stella Díaz Varín. Leonor es aquella que sueña vecinos, astros, agua pura… Presume las llaves aunque en verdad el texto no logra (o no quiere) demostrarlo. Estos poemas son asesinatos fugaces, asesinatos de la “imagen del mundo”. Debemos sangrar, sea en la cruz o en el matadero. Ante la poesía de Leonor cabe exclamar ”¡Sálvese quien pueda!”.

La poesía de Leonor Dinamarca es erótico – simbólica y arquetípica. La mujer se hace parte de un plan cósmico. Un poema especialmente enigmático de este libro es “ En ese cerebro ” donde el macho en cuestión puede ser “ asesino ”, ” convaleciente ”, ” celoso ” o en su defecto “ UNO ”. O sea, somos “Divinos” o “lascivos”, y pareciera que los niveles intermedios sólo prestan piso a los iniciados por el dolor de no percibirlos. Es un asunto de pasar de la santidad al hambre erótico en velocidades horrorosas.

Y la poesía piensa a Leonor, la busca, la desgarra… Pasan siluetas negras por la propuesta de amor, rugiendo los huesos bajo una luna de sangre. La poeta ha jugado con el amor y el amor la atrapa. Su poesía es un ejercicio de resurrección desafiando los métodos oficiales. Nos propone “Me hice silencio, me hice poesía.” Dejemos a Leonor en la oscuridad o sumida en su MAEROR DEMENS.

Selección

Que sepa cómo encender tus gemidos
Provocar tus lágrimas
Desatar tu alma
Cegarte
Y ser la única visión
En el adentro y el afuera.
Dónde encontrarás otra Yo
Que desenrede tu pelo al borde de la cama
Que tapice tu ironía con poemas

Tu mal genio con sarcasmos
Tu cumpleaños con deseo.
Dónde encontrarás otra Yo
Que jamás pregunte
De dónde diablos vienes
Con las manos sucias
Con los ojos llenos de pecado
Con la piel ensangrentada por los golpes
Con el cerebro fragmentado por la duda
Dónde
Dónde
Dónde
Dónde encontrarás otra Yo
Que sepa callar y besar
Dónde encontrarás otra Yo
Que te espere sonriendo todas las tardes
De todos los días
De todos los años
Sabiendo que está en tu centro
Aún en la muerte
Más allá de del cerebro
Y de la radicalidad de tus palabras
Dónde mierda habrá otra
Que siendo tú te ame
Con la misma intensidad del primer día
Del primer beso
De la primera noche
Enredados en la misma sábana
En los mismos sueños
En el mismo aire intoxicado
Por los mismos besos
Dónde.

Ángel portador de la luz…
Ni el propio Dios podría borrar
la provocativa luz
de tu mirada
Para qué insistes en envenenarte
con sudor ajeno
Y crucificarte en oscuros espacios de miserias
Tú eres y brillas
aún en la demencia
que te inventas
Brujo en la penumbra del caos
Hechicero en un mundo enfermo
Animal en cuerpo de hombre
Ángel con alas de miedo.
Tengo tus garras surcando mis brazos
Tu lengua asfixiando el recuerdo
Tus dientes desgarrando mi alma
Tus manos camino al infierno
Portador de locura indecible
Demente entre tantos soberbios
Demonio
Profeta
Luzbel
…mi otro yo y mi veneno.

Diez años botados al tacho de la basura;
para descubrir
“recién”
la incompatibilidad.
Para comprender que no signifiqué nada.
Diez años
usándome,
hasta que fui insoportable en cuerpo
y alma;
porque yo transé,
yo asumí mil costos y dije…
me la jugaré igual…
pero tú… no contabas con eso.
Absurdamente enamorada.
Absurdamente fiel.
Para quedar igual de sola,
igual de triste.
Me arrepiento
de haber pronunciado tu nombre,
de haber vivido esta mentira del día a día,
soñando con que era tuya para siempre…
Me arrepiento,
de haber cerrado todas las puertas y ventanas
que tenía en mis manos…
porque ahora no tengo a donde correr,
ni tengo con quien llorar.
Me arrepiento de ser tan poca cosa
para cualquier hombre.
Una vez más no tuve un beso de despedida,
ni un te amo sincero,
ni unos ojos mirándome con la verdad.
Una vez más me quedé llorando como imbécil,
aturdida por el sol…
sin que nadie recogiera mis lágrimas.
Ahora sí he dejado de soñar.
Me he topado con la vida infame,
con el verdadero desamor,
con el engaño,
con la muerte que nunca llega.
Quiero olvidarme de tu piel maldita,
de tus besos que me saben a hiel,
de tu voz que lleva al suicidio;
con cualquiera… con el primero que aparezca.
Quiero que me besen otros labios,
entregarme a otros cuerpos,
oír otras voces
en la inmensidad de este invierno.
Ni siquiera me dejaste dignidad para ser amada
por otro,
por otra.
Quién va a querer este montón de huesos usados por ti;
este cerebro infectado por tu cobardía;
este corazón que secaste de puro gusto.
¿Quién me va a querer ahora?
Si fui arrojada del infierno vestida de harapos, manchada con la suciedad de tus deseos.
Estoy sucia,
asqueada de mí.
Nadie podrá purificarme.
Nadie querrá verme manchada por tus besos.
Te odio porque jamás podré soñar
esperando
tu regreso.
Todas las mentiras del mundo…

para esta vida mía que detesto.

Compartir

Entradas similares portfolio

X

Welcome to demons from another kingdoms