Presentación, Juan Pablo Molina

X

Presentación, Juan Pablo Molina


Poeta, Miembro del taller literario “Joan Brossa”

e Investigador de ciencias ocultas.

Aparecen aquellas almas rebeldes, llenas de pasión, amor y romanticismo por las letras. Leonor Dinamarca a temprana edad siente el llamado de su calvario y el arrastre de su cruz a la literatura obscura. Empieza a través de su madurez a construir un nombre y una identidad. A los nueve años compone sus primeras poesías llenas de esperanza esperando ya encontrar remedio a su alma inquieta, sensual y salvaje. Este empezar temprano de creación, va generando en la medida que madura y avanza, un sin numero de cuestionamientos y rebeldías contra la sociedad y tal vez contra ella misma, esto la lleva a querer vulnerar realidades y desafiar leyes universales, gatillando la atracción por la pintura, el arte, el tarot y las ciencias herméticas, haciendo que su inconsciente personal se manifieste violentamente a través de las letras, la pintura y la clarividencia en su mas pura expresión sin guardarse nada y manifestando ese arte sin filtro consciente. Hay quienes no pueden desprenderse de sus propias cadenas, pero sin embargo pueden hacer que otros las desprendan. Leonor Dinamarca se ha tenido que sumergir en esos mundos obscuros, llenos de putrefacción, a vivir lo que los alquimistas llaman el “Nigredo”, es decir ese estado de putrefacción máximo, sabiendo que ir allí podría dar luz a todas las esperanzas y aspiraciones insaciables de una poeta que solo quiere gritar lo que ha visto en aquella misteriosa obscuridad. Pero así como la fruta cae cuando esta madura, Leonor Dinamarca se encuentra en el éxtasis mismo de su creación, sabiéndose todopoderosa de sus fuerzas mentales, apoyadas del misterio y del talismán benéfico de 5 puntas que sabe la protege. La obra creativa de Leonor Dinamarca es extensa y abarca todos los elementos de la tierra, a través de su voluntad de poder, va una y otra vez por más, sabiendo que el día que se detenga, esa será la hora de su muerte.

Algunas de sus obras son: “Metáforas Negras” (2002), “Maeror Demens” (2004), : (prologo del poeta Roberto Yáñez), “Diabolus in Música”, (prólogo del poeta Mauricio Torres Paredes), (2007), “Demonios de otro reino” (2008), y ahora ” Las almas de los condenados (2014) (prólogo del poeta Rodrigo Verdugo).

Leonor Dinamarca va buscando a través de la experimentación de sus propias experiencias, la trasmisión de códigos y simbolismos que se da solo para el que este realmente preparado para entender y digerir la alquimia literaria, su alma vibra fuerte, y el que no esta acostumbrado a la alta vibración corre riesgo de enfermar de locura temporal. Los ciclos de la naturaleza se le dan bien, los entiende y sabe cuando observar y cuando manifestar, así como en otoño los arboles pierden sus hojas, de esta forma Leonor se va a la obscuridad interna, sabiendo que su corazón vibrara y le transmitirá creación pura y limpia que se transformara en su tónico de salud. Ha observado y ha querido experimentar la energía ancestral y ha empezado su camino a través de las artes marciales, en donde tendrá que necesariamente cerrar el ciclo y empezar uno nuevo, con el ya sabido conocimiento que da el sufrimiento experimental de la etapa vivida. En esta ultima creación, “Las almas de los condenados”, ya se pueden ver tópicos de un romanticismo procesado y maduro, dando una hermosa flor de loto, que se ha forjado en un sucio lago de agua contaminada. “Las almas de los condenados”,  es el título elegido para su última obra, cabe al respecto hacer y hacerse algunas preguntas: ¿que es el alma?  ¿Que es la condenación? ¿Que hay mas allá de esa condenación?, ¿La salvación? ¿El infierno?.

Leonor Dinamarca se encuentra entre dos encrucijadas, abrir la puerta donde hay Luz, o quedarse donde esta, sabiendo que ya la obscuridad la ha experimentado, ¿ tendrá que experimentar la luz ahora?, Sin duda que Leonor Dinamarca se excita con lo prohibido, reconstruye la realidad con su magia, mira al cielo, ve los astros que le hablan susurrándole realidades imperfectas pero de gran fragancia, en donde su piel blanca finamente tallada y aterciopelada se eriza de emoción, sabe que la alegría es necesaria, pero la tristeza y la nostalgia también lo son, sabe que todo tiene una razón de ser, se ha alineado con la belleza de su propia poesía, y se sorprende de ello, se sorprende como cuando encontró que la gran poetisa chilena Stella Díaz Varín leía un libro suyo, y lloro de emoción y alegría.

“Las almas de los condenados”, como ella misma lo grita, no quiere que sea una basura que no caliente a nadie, quiere salirse de los cánones de la literatura habitual, sabe que el demonio lo tenemos todos y busca liberarlo de su propio ahogo y asfixia. Este libro que hoy presentamos se compone de 4 partes: “Stigma Hemis”, “Obscuritatum”, “Nos veremos en el Infierno”, “Lagrimas de sal”. Estas cuatro partes son los colores que la motivan: El negro y el rojo, la obscuridad  y la pasión, el demonio y Dios. Transpira para vivir en olor a eternidad. El pathos demoniaco en esta ultima creación, busca despertar al lector violentamente, Leonor Dinamarca nos hace ver que la esperanza es el recurso del débil. El que se convierta en ceniza primero, podrá nacer de nuevo, en un ser para nadie y para todos.

Compartir

Entradas similares post

X

¡Sin comentarios aún!

Deja tu comentario, tus datos están seguros

Leave a Comment

X

Welcome to demons from another kingdoms